miércoles, 9 de noviembre de 2011

Los dientes se caen


Había una vez 3 hermanos que eran muy traviesos, uno se llamaba Nicolás y el otro Matías y la nena Juana. Le peguntaron a la mamá si podían salir al patio de la casa y ella les dijo:
-Bueno, pero no se golpeen.
-OK –dijeron.
Matías preguntó:
-¿Jugamos a la mancha?
Juana respondió: -Dale.
Y Nicolás dijo: -Sí.
Empezaron a jugar y Maty le dijo a Juana mancha y el diente de Juana salió volando tan lejos que los chicos no lo veían. Juana lloró y la mamá salió corriendo de la casa: -¿Qué pasó, qué pasó? -preguntó la mamá.
Nicolás dijo: -¡Qué hiciste Matías!
La mamá le dijo a Matías: -Maty, mirá no tenés que golpearla tan fuerte, los dientes se caen como las hojas de los árboles, así que tené cuidado.
Y se llevó a Juana.
Nico consoló a Matías y se fueron a dormir. Al otro día salieron Nicolás y Matías y le dijeron a Juana:
-¿Venís a jugar?, no te vamos a golpear.
A Juana el ratón Pérez le había traído plata y se puso tan feliz que quiso ir a jugar.
Fin

Autora: Lucia Noeli Corsiglia 11 años

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada